En la edición se han entregado seis Medallas de Oro al Mérito y dos Granadas de Plata, y se ha nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad al músico Miguel Sánchez Ruzafa, e Hija Predilecta a título póstumo a la beata Emilia Riquelme.

El teatro municipal Isabel La Católica acogió anoche, como es tradicional coincidiendo con la festividad del patrón de Granada San Cecilio, el acto solemne de entrega de los honores y distinciones de la ciudad a personas e instituciones que, con su nombre, trabajo y buen hacer, han contribuido y contribuyen al engrandecimiento del nombre de la capital, a su proyección exterior, y a hacer mejor nuestra ciudad.

Presidido por el alcalde de Granada, Luis Salvador y el concejal de Presidencia y presidente de la Comisión de Honores, Sebastián Pérez, el acto comenzó a las ocho y contó con la presencia de distintos representantes de instituciones de la ciudad y provincia, así como familiares, compañeros y amigos de las personas homenajeadas, y miembros de la Corporación y de la Comisión Municipal de Honores.

Tras la lectura del acuerdo de la citada comisión, se entregaron seis Medallas de Oro al Mérito por la ciudad. Así, en la edición, fue reconocido Alberto Sánchez Giner, empresario fundador de `Centro Hogar Sánchez´ y hombre comprometido socialmente con la ciudad, tanto en el ámbito del mecenazgo deportivo –con el apoyo a distintas carreras populares y equipos granadinos-, como en el ámbito cultural, -es el caso de la sala de arte creada a título altruista para ofrecer un espacio a artistas noveles-.

El profesor de Literatura Española, especialista en Historia Contemporánea y estudioso de la biografía de Lorca, Ian Gibson, fue otro de los homenajeados anoche. El Ayuntamiento resolvió conceder este honor al escritor irlandés por su trayectoria profesional, por su estrecha relación con nuestra ciudad y con el más universal de sus poetas, Federico, así como por ser un gran embajador de Granada.

Otro empresario, Rafael Romero, ha tenido este 2020 Medalla de Oro al Mérito. Desde sus inicios, su actividad ha estado centrada en la elaboración de piezas de orfebrería tradicional; grandes obras de arte que han salido del corazón de la Cuesta de Gomérez donde se encuentra su taller, unas piezas que le han valido el reconocimiento a lo largo de su carrera y la obtención de diversos premios. Destaca en Rafael Romero el compromiso demostrado por hacer un sitio para trabajadores con capacidades diferentes, anticipándose con ello a las tan necesarias políticas de inclusión.

Otra de las medallas de oro de la noche fue para los hermanos Pedraza, fundadores del emblemático restaurante `Ruta del Veleta´, un establecimiento de gran calidad orientado a reforzar la cultura culinaria regional, mantener la tradición granadina y apostar por un toque de modernidad. Pepe y Miguel llevan 45 años al pie de este proyecto, un referente en nuestra ciudad; 45 años mostrando el nombre de la Granada más gastronómica.

Y un empresario más, José Luis Barrales, del sector de la peluquería, recogió también su distinción, una medalla obtenida por su trayectoria profesional, pero también, por su labor como cofrade y por su lucha de años para lograr que la Semana Mayor Granadina lograra la declaración de Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Por último, subió al escenario el cantaor granadino Francisco Andrés, conocido artísticamente como Curro Andrés, figura del flamenco y socio número dos de la Peña decana `La Platería´, además de histórico cofrade de la Hermandad del Nazareno de la ciudad.

En el apartado de Granadas de Plata, este año se han concedido a dos importantes instituciones granadinas.

De un lado, a la Fundación Agua de Coco, creada en 1994 por José Luis Guirao, y orientada a mejorar la calidad de vida de personas en riesgo de exclusión en países del Sur, una labor de cooperación internacional centrada especialmente en la infancia y en la educación como motor de desarrollo. En el momento actual, la fundación granadina trabaja en Madagascar y Camboya, cuenta con una red en una decena de países.

Junto a esta institución social, recogió Granada de Plata una institución educativa, el Centro Juan XXIII de Cartuja, en el 50 aniversario de su fundación y por su trabajo e implicación con la zona Norte, un compromiso crucial en su medio siglo de existencia, así como por la calidad de su labor pedagógica.

Tras las Granadas de Plata, el Ayuntamiento otorgó el título de `Hija Predilecta de la ciudad´ a título póstumo, a la beata Emilia Riquelme, fundadora de la Congregación de `Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada´ dedicadas a la adoración perpetua así como a la educación de infancia y juventud y a misiones en países necesitados. La vida y legado de la beata y la labor de la institución han sido merecedoras de esta distinción otorgada a título póstumo.

Por último, el músico alicantino y director de la Banda Municipal de Música, Miguel Sánchez Ruzafa, se alzó anoche con el título de `Hijo Adoptivo´ de la ciudad. Además de su labor en el Ayuntamiento, Sánchez Ruzafa es catedrático de Armonía del Conservatorio Superior de Granada, ha dirigido y compuesto para distintas orquestas y coros, recibido distintos premios y participado en diversos eventos tradicionales de nuestra ciudad con cuya promoción y mejora está comprometido hace años.