Soldado pelea por un balón con Yeray. /PEPE MARÍN

Noche complicada para los nazaríes que no pudieron llevarse un buen resultado de cara al partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey y terminaron perdiendo por la mínima diferencia en la Catedral.

El equipo andaluz llegó a este partido con la ilusión intacta después de haber despachado al vigente campeón de la Copa en semifinales. Sin miedo, sin prejuicios y con todo su arsenal disponible el Granada saltó a la cancha de San Mamés en busca de llevarse un resultado histórico y que le diera ventaja para el partido de vuelta en los Cármenes.

Diego Martínez no se reservó nada para enfrentar a los vascos y mandó a la cancha a su cuadro de lujo comandados por Víctor Díaz,  Roberto Soldado y Antonio Puertas. Gaizka Garitano también hizo uso de sus jugadores titulares para enfrentar la cita copera y tratar de aprovechar la localía.

El partido comenzó con buen ritmo y con un equipo vasco que desde el principio quería imponer su estilo de juego, sin embargo, fue el cuadro visitante el que tuvo la primera oportunidad importante del partido en los pies de Roberto Soldado, pero su disparo salió desviado de la portería de Unai Simón.

Los andaluces salieron con la convicción de buscar la portería rival desde el comienzo, el ímpetu nazarí rendía sus frutos en los minutos iniciales. Darwin Machís cogió una pelota desde fuera del área y su disparo provocó que el portero Simón se tuviese que emplear a fondo para evitar la caída de su marco.

Los locales empezaron a apoderarse de la pelota y al minuto 14 Iñaki Williams aprovechó un gran servicio de tacón de Raúl García para adentrarse en el área y meter un disparo que Rui Silva atajó de manera excelsa.

El partido se volvía trabado y ríspido por parte de los dos equipos. El Athletic comenzó a dominar el partido y al minuto 20 Mikel Vesga lo intentó con un gran tiro colocado al ángulo, pero de nueva cuenta el portero portugués evitaba la caída de su portería con una excelente atajada a dos manos.

El Granada comenzaba a sentir la presión de los locales, Vesga tuvo otra oportunidad para abrir el marcador para los vascos, después de un gran servicio de Iñaki Williams, pero su remate salió a las manos de Rui. Corrían menos de 25 minutos de partido y el Athletic iba con todo sobre la portería Nazarí, Raúl García cabeceó un gran centro de Williams pero su remate se fue por encima de la meta visitante.

Los nazaríes veían como el equipo vasco era una auténtica avasalladora de cara a la portería, sin embargo, aún no lograban abrir el marcador. Pasaba media hora del partido y el local dominaba las acciones del juego por completo, el Granada no encontraba la fórmula  para apoderarse del balón y recuperar el medio campo. Poco a poco el partido fue bajando de decibeles, Yuri también lo intentó de fuera del área, pero el disparo de nueva cuenta no encontró dirección de portería.

Las impresiciones se empezaban a apoderar del juego en San Mamés. A falta de 5 minutos un pase en profundidad habilitó a Iñaki Williams quién en primera instancia parecía llevarse el balón con el brazo, pero el árbitro Hernández Hernández no lo percibió así, de tal manera que el delantero rojiblanco aprovechó para servir a Íker Muniaín, quien sólo tuvo que empujar la pelota al fondo de las redes.

Con el marcador a favor los locales se empezaron a sentir cómodos en la cancha, el Granada quería responder de manera inmediata, pero la defensa bilbaína lo evitaba de gran manera. La primera parte terminó con el resultado a favor de los rojiblancos.

Para la segunda parte, el técnico gallego quiso cambiar el dibujo táctico y metió a Jesús Vallejo en lugar del almeriense Antonio Puertas, quién nunca se sintió cómodo en el partido. Con este cambio los andaluces se asentaron mejor en la cancha. Los locales querían seguir aprovechando la dinámica con la que terminaron los primeros 45 minutos y comenzaban a acercarse con peligro a la meta nazarí.

A los 60 minutos llegó el segundo gol de los bilbaínos, pero el VAR intervino para dictar justicia y anular el gol por un claro fuera de juego de Iñaki Williams, que se interpuso en el disparo de Ángel Capa que en principio había encontrado las redes visitante.

El Granada sabía que quedaba mucho tiempo y empezó a tratar de anular al cuadro local, Iñaki williams era el hombre más peligroso de los vascos y tuvo en sus botas la segunda diana para los bilbaínos, pero nuevamente Rui Silva lo evitaría de manera fantástica atajando el disparo del delantero vasco.

Diego Martínez sumó efectivos al ataque metiendo a Gíl Días en busca del empate. Los nazaríes empezaron a aprovechar sus oportunidades, Carlos Neva gozó de una gran chance al prender una pelota en los linderos del área que Unai Simón rechazó muy bien a tiro de esquina para evitar el empate de los visitantes. En ese saque de corner el Granada tuvo su segunda oportunidad consecutiva, pero el remate de cabeza de Maxime Gonalons llegó a las manos de Simón de manera fortuita.

En los últimos minutos los dos equipos parecían conformes con el resultado sabiendo que aún quedaban 90 minutos de juego. Hernández Hernández pitó el final del partido dejando la eliminatoria más abierta que nunca. La vuelta será el próximo 5 de marzo en el estadio Nuevo los Cármenes en dónde el Granada tratará de hacer historia frente a su gente y acceder a la final de la Copa del Rey.

Ficha técnica

Estadio: San Mamés

Árbitro: Alejandro Hernández Hernández

Alineaciones

Athletic Club de Bilbao: Unai Simón, Ángel Capa, Iñigo Martínez, Unai Nuñez, Yeray, Yuri Berchiche, Mikel Vesga, Dani García (Mikel San José), Iker Muniain, Iñaki Williams y Raúl García (Aritz Aduriz)

Entrenador: Gaizka Garitano

Granada CF: Rui Silva, Carlos Neva, Domingos Duarte (Yan Eteki), Germán Sánchez, Víctor Díaz, Maxime Gonalons, Yangel Herrera, Antonio Puertas (Jesús Vallejo), Darwin Machís (Gil Dias), Carlos Fernández, Roberto Soldado

Entrenador: Diego Martínez

Rodrigo Vázquez|@rodro201089