Reparto de puntos entre el SIMA Peligros Fútbol Sala y el Alcalá de Guadaira en un encuentro de altísima intensidad. Comenzaron pegando los rojiblancos pero serían los blanquiazules los que se harían con el mando del partido. Los de Balboa lograrían devolver las tablas al marcador en un final polémico no apto para cardíacos. Los nazaríes logran mantener la tercera plaza, pese al triunfo del Melistar ante el Cádiz. Eso sí, el conjunto granadino se queda sin mayor margen de error. Tendrá que igualar en puntos en las últimas dos jornadas lo que haga su rival directo para estar la próxima temporada en la Copa del Rey.

El encuentro comenzó con gran empuje del plantel rojiblanco que encerró en siete metros al Alcalá de Guadaira, situación que le permitiría adelantarse cuando Rafi, desde saque de esquina, sirvió un soberbio centro a Jesús, que, de impecable testarazo, abriría el marcador, adelantando a los granadinos. Tras esto, casi de manera instantánea, el equipo hispalense se hizo con el mando del partido.

A cuatro minutos del descanso, Guille devolvería las tablas tras una soberbia triangulación visitante fruto del dominio sevillano. Dos minutos después, Nene les situaría con ventaja al culminar en la frontal un excepcional contragolpe. Dos goles casi consecutivos que pesaron, dejando mudo al pabellón de Peligros. Pese a que hubo opciones para ambos, el luminoso no se movería más antes del descanso (1-2).

Tras la reanudación, los nazaríes saldrían con una marcha más y, a los dos minutos, lograrían empatar de nuevo cuando Edu desbordó por la derecha y Jesús culminaría en el corazón del área. Cuando parecía que el SIMA Peligros Fútbol Sala se hacía con el mando del choque, de nuevo el Alcalá de Guadaira asestó dos dolorosos golpes. Primero, Pichu superó a Germán con un remate a bocajarro en semifallo y, después, Julio acertó a limpiar las telarañas de la escuadra nazarí al transformar un lanzamiento desde los diez metros.A falta de cinco minutos, con dos a cuatro en el marcador, Balboa dispondría el juego de cinco.

Edu logró acortar distancias de nuevo al culminar la circulación de cinco. Sin embargo, Mariano, a la contra, anotó el tres a cinco para los hispalenses, a falta de cuatro minutos. En estas y con todo en contra, los rojiblancos se vinieron arriba y apretaron los dientes logrando obrar el milagro del empate, tras la expulsión de Germán por doble amarilla, gracias al acierto de Edu, firmando su doblete, y el de Jesús de tacón, para consumar un hattrick que valdría el punto que mantiene al cuadro granadino con la iniciativa, en la tercera plaza, en la pelea por la Copa del Rey.